Esta restauración ha causado un gran furor entre los incondicionales del modelo italiano. Normal, ya que está basado en el mítico Integrale, al que se le han eliminado las puertas traseras y se le han añadido suspensiones Bilstein, transmisión reforzada, inserciones interiores en Alcantara...

Por si fuera poco, no hay que olvidar los 330 CV extraídos del motor turboalimentado de 2,0 litros. En total, se fabricarán 20 unidades, que costarán unos 300.000 euros cada una.