Al principio, la principal ventaja del 356 era el peso, marcando en la báscula poco menos de 600 kilogramos. Aunque ni siquiera el primer 911 podía igualar esa cifra, la evolución de los modelos actuales llega a asustar, con un mínimo de 1.400 kilos.