La suspensión delantera del 356, relativamente simple, poco tiene que ver con la de un 911 actual. Sin duda, siete décadas de evolución dan para mucho...