El chasis y sus diversos componentes son, sin duda, donde se han producido los mayores cambios en los últimos años.

Algo que se puede apreciar en la aparición de un montón de siglas, que Porsche emplea para denominar sistemas como el reparto selectivo de par, la dirección en el eje trasero o algunos clásicos como la tracción total, el control de tracción, el antibloqueo de frenos...