En 2004, el 997 trajo consigo un diseño reconciliador, bastante más clásico. El motor volvió a los 3,6 litros de cilindrada y el Carrera S alcanzó los 355 CV.