La traición para los puristas llegó en 1996, con el 996 y su motor refrigerado por agua. Algo que se llegó a considerar una afrenta al legado del 'Nueveonce'.