Sí, técnicamente no es un 911, pero no podemos dejarlo fuera de esta evolución. Con sus 2,9 litros y dos turbocompresores, el bloque de seis cilindros alcanzaba los 450 CV de potencia. Sin duda, una de las creaciones más grandes de todos los tiempos.