En 1980, el motor de acceso de Porsche aumentó su cilindrada hasta los 3,0 litros.

La ganancia de potencia hizo que los modelos sin turbo fueran muy divertidos de conducir; tanto, como para que los estándares actuales los sigan considerando deportivos.