1973 marca el inicio del motor del 911 de la próxima generación, con el G Model, que pasa de los 2,0 a los 2,7 litros de cilindrada.