Es hora de analizar los motores y debemos reconocer que los inicios no fueron impresionantes. El cuatro cilindros del Volkswagen Beetle ofrecía un rendimiento bastante 'moderado'.