El motor Fuhrmann, con cuatro árboles de levas, se considera una obra maestra temprana. El rendimiento específico de 65 CV/litro fue sobresaliente, para los estándares de la época.