En 1963, el primer 911 trajo consigo la revolución del primer motor bóxer de seis cilindros de Porsche. El encargado del desarrollo fue el legendario Hanz Mezger.