En esencia, estamos hablando de un nuevo coupé deportivo, que se inspiraría en el Giulia, tanto mecánica, como estética y estructuralmente. Y sí, su llegada está confirmada. 

Por el momento, la firma italiana ha prometido que el nuevo modelo contará con un reparto de pesos del 50/50 y la tracción total Q4, acompañada por un sistema de reparto selectivo de par. 

En cuanto a las opciones mecánicas, todavía está por ver qué pasará, quedando la duda de si habrá diferentes versiones y motorizaciones. Lo único seguro, es que contará con una variante Quadrifogio, que podría rondar los 600 CV de potencia, gracias a la colaboración con Ferrari y al empleo de la tecnología híbrida E-Boost, que garantizaría un 25% más de potencia y la eliminación del 'turbo lag' (efecto retardo).