A falta de confirmación oficial sobre la fecha de su llegada, hemos visto múltiples fotos espía que confirman la existencia de este futuro modelo. 

También conocemos la velocidad máxima, cifrada en 200 mph (322 km/h)... aunque el velocímetro llegará a marcar 214 mph (344 km/h). Ahora bien, no es el único aspecto que se ha desvelado, ya que también sabemos que podrá equipar unos discos de freno carbocerámicos (eso sí, desconocemos si incluidos de serie).

También parece que optará por un motor 5.2 V8, sobrealimentado con un compresor de nuevo desarrollo, que le permitiría desarrollar unos 750 CV de potencia. Desde luego, caballos no le faltarán...

Respecto a la caja de cambios, se espera el empleo de una transmisión automática con convertidor de par (¿¡en serio?!), de 10 velocidades. Concretamente, la que Ford ha desarrollado en conjunto con General Motors y que ya emplean, por ejemplo, el Chevrolet Camaro ZL1 y el Ford F-150 Raptor.