En este caso, puede decirse que los dos modelos franceses deben la vida el Mitsubishi i-MiEV, uno de los primeros coches eléctricos que se comercializaron en España.

Cualquiera de ellos mide 3,47 metros, ofrece 67 CV de potencia, alcanza 130 km/h y declara 160 kilómetros de autonomía. ¿La gran diferencia? El logotipo del frontal y la gama de colores de la carrocería.

Más noticias de coches eléctricos: