Este concept car, presente en varios salones del automóvil de 1966, anticipaba la evolución que seguiría el diseño del Mustang. Finalmente, los faros rectangulares no se utilizaron y, afortunadamente, las voluminosas aletas tampoco llegaron al modelo definitivo. El resto, sí es tremendamente parecido al Ford Mustang Match 1 de 1969.