Del mismo modo que el Mach I de 1967 fue un anticipo fiel de lo que estaba por venir, el Milano mostró al mundo los rasgos de los Ford Mustang del futuro. Presentado en el salón del automóvil de Chicago, de 1970, este prototipo destaca por incorporar un capó muy alargado y una trasera extremadamente inclinada, dos rasgos que estarán presentes en los Mustang entre 1971 y 1973.

Por lo demás, otros modelos como el Ford Torino o el Ford Falcon XB de 1973, para el mercado australiano, lo tomaron como fuente de inspiración.