Sin duda encontrar un Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse puede considerarse una hazaña, de modo que no es de extrañar que esta unidad esté a la venta por más de 3,2 millones de euros. 

Como en todo Veyron, sus prestaciones son estratosféricas: su propulsor de gasolina, con 8,0 litros y cuatro turbos, desarrolla 1.200 CV y 1.500 Nm de par máximo, que le permiten acelerar de 0 a 100 km/h en 2,6 segundos y pasar de 0 a 300 km/h en 16,0.