Aunque ya conocemos muchos detalles acerca del diseño del próximo 911, los motores todavía son un misterio. Como hasta ahora, los propulsores estarán ubicados en posición trasera y, en el caso de las variantes Carrera S y GTS, se espera que compartan motor, pero con potencias diferentes.

En concreto, podrían recurrir al propulsor biturbo de gasolina, con seis cilindros bóxer y 3,0 litros de cilindrada, presente en el modelo actual. Por otro lado, es un secreto a voces que Porsche pretende electrificar al máximo el 911. Se estima que eso podría suceder a partir de 2023 y que podría recurrir a un esquema similar el del Panamera: una mecánica de gasolina asociado a un motor eléctrico, con una autonomía 100% eléctrica cercana a los 50 kilómetros.

En última instancia, está la pregunta de si el futuro GT3 recurrirá a una mecánica atmosférica, como hasta ahora, o se rendirá a las bondades de la turboalimentación. Por ahora, de acuerdo con las palabras de Frank-Steffen Walliser, vicepresidente de la divisiones de Motorsport y de automóviles GT de la marca alemana, el Porsche GT3 mantendrá un motor de aspiración atmosférica, con una zona roja del cuentavueltas, que comenzará en las 9.500 rpm.

Información de motores en Motor1.com: