Un Volkswagen Jetta Cabriolet, ¿por qué no?