Y así es como el primer Golf eléctrico, el CitySTROMer I, mostraba en el habitáculo el nivel de carga de la batería.