¿Un muscle-car compitiendo en el mundial de Rallies? Estuvo a punto de ser así, pero los ingenieros de la marca americana encontraron más adecuado el Ford Fiesta WRC M-Sport, por sus dimensiones más contenidas.

Sebastian Ogier y Elfin Evans también preferían competir con el Ford Fiesta... y utilizar el Mustang fuera de los tramos, como coche de empresa.