Si tuviera que quedarme con algún coche de la lista sería este. Y no solo porque sienta debilidad por su decoración Martini Racing, también porque gracias a su motor V6 biturbo de 510 CV sería uno de los coches de rallies más potentes del mundo. ¿Os imagináis una copa monomarca al volante de semejante Alfa Romeo?