Gibernau se lesionó en la penúltima carrera de 2006 y no pudo despedirse del campeonato. Tras dos años fuera, el equipo de Francisco Hernando, 'el pocero', le ofreció volver a ser piloto regular. Los problemas de la formación hicieron que el proyecto apenas durara media temporada y el barcelonés puso punto y final a su carrera.