A sus 41 años, Honda llamó a Okada para probar en el Gran Premio de Italia el nuevo motor de válvulas neumáticas que estaban desarrollando. El japonés había disputado su última temporada en 2000.