Aquí puedes ver la trasera del futuro SUV deportivo de BMW. Aunque, tal vez, lo que más te interese es que bajo el capó incorporará el propulsor de seis cilindros en línea, biturbo, con 3,0 litros de cilindrada, procedente de los BMW M3 y M4... con una potencia que podría rondar los 475 CV.