Pertenece al conglomerado chino Geely, es subsidiaria de Volvo y no se ha planteado recurrir a motores diésel. Así es Polestar, una marca Premium que acaba de irrumpir en el mundo de la automoción, que únicamente recurrirá a mecánicas híbridas enchufables y eléctricas. 

Su primer modelo será el Polestar 1, un coupé híbrido enchufable, que llegará a mediados de 2019, con 600 CV y 150 kilómetros de autonomía eléctrica.