Aunque los motores de ciclo diésel han ayudado a incrementar las ventas de Maserati en los últimos años, al igual que en todas las marcas del Grupo FCA, el futuro de la compañía pasa por la electrificación.

Para ello, la compañía italiana desarrollará la estrategia Maserati Blue, que incluirá una nueva palataforma modular, un sistema de tracción total, una mecánica eléctrica y una híbrida enchufable.