A nivel de realización, este magnífico Nissan GT-R Nismo, construido con piezas de Lego, no tiene mucho que envidiar al modelo original, algo que se puede apreciar al observar el alerón trasero, el difusor o las cuatro salidas de escape.

Por otro lado, también resulta impresionante el propulsor 3.8 biturbo de gasolina que hay oculto bajo el capó.