Muchos aficionados a la marca consideran al Carrera GT, como el mejor Porsche en lo que va de Siglo XXI... y razón no les falta. 

Curiosamente, este modelo aparecido en 2004, nació por casualidad, cuando Porsche presentó un concept car en el salón de París del año 2000, dotado de un motor V10, que la marca alemana había comenzado a desarrollar, años antes, como una mecánica para participar en Le Mans...

Finalmente el concept car generó tanta expectación que, tres años después, nació el Porsche Carrera GT. Un vehículo dotado de un chasis de carbono fabricado artesanalmente, impulsado por un motor V10, con 5,7 litros de cilindrada, que desarrollaba 612 CV de potencia, a 8.000 rpm. 

¿Las prestaciones? El Porsche Carrera GT aceleraba de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos, de 0 a 200 km/h en 9,9 segundos y alcanzaba 330 km/h de velocidad máxima.

Sin embargo, este Porsche no era tan solo un motor, ya que incorporaba soluciones como unos discos de freno carbocerámicos y un extractor de aire en los bajos para optimizar la aerodinámica del coche. En definitiva, un coche que podría competir en las 24 Horas de Le Mans, pero matriculable.