El coche 'redondo', un Golf R, lo adquirió el británico Keith Williamson, que lo recogió en la ciudad de Peterborough. Curiosamente, el cliente ya tiene dos Volkswagen Golf de esta familia, un GTI y un R32, del año 2002.   

"La venta global de 200.000 unidades en 15 años es un gran logro", aseguró el jefe de Volkswagen Motorsport, Jost Capito, en la entrega.