El depósito de combustible del Porsche 911 Carrera RSR Turbo 2.1 no estaba ubicado debajo del capó delantero, sino detrás de los asientos delanteros. Esta configuración benefició el reparto de pesos del vehículo, al tiempo que también garantizó un óptimo comportamiento y agilidad, independientemente del nivel de combustible que tuviera.

Además, era capaz de firmar 3,2 segundos en la maniobra de aceleración de 0 a 100 km/h.

Año: 1974
Motor: Seis cilindros tipo bóxer, turboalimentado
Cilindrada: 2.142 cm3
Potencia: 500 CV
Peso: 750 kilos
Velocidad máxima: 300 km/h