Destinado a vigilar las carreteras de los alrededores de Melbourne, esta berlina monta un propulsor 3.0 V6 biturbo, de 401 CV, que está asociado a una transmisión automática con convertidor de par 9G-TRONIC, de nueve velocidades.

Para que el coche no pierda ni una décima de segundo a la hora de acelerar al máximo (y capturar al ladrón), emplea el sistema de tracción total 4MATIC. Con todas estas credenciales, entenderás que el coche sea capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,6 segundos.