El superdeportivo italiano se emplea para diversas tareas especiales, como el transporte de órganos o el soporte de primeros auxilios. Son servicios en los que la velocidad resulta fundamental a la hora de lograr el objetivo buscado.

Este Huracán está destinado a la policía de Bolonia, monta el propulsor 5.2 V10 de 610 CV y cuenta con un maletero delantero refrigerado y hasta con un desfibrilador.