Este híbrido enchufable lo pudo disfrutar la policía de la República Checa, el año pasado, durante un periodo de seis meses. El i8 lucía los colores corporativos de este organismo de seguridad y la correspondiente sirena en el techo. 

El módulo de propulsión desarrollaba 362 CV, es decir 12 menos que el deportivo actual. ¿El consumo? Oficialmente, en ciclo mixto, solo gastaba 2,1 litros cada 100 kilómetros.