La historia de este coche es bastante curiosa. Resulta que perteneció a la mafia italiana, aunque posteriormente el gobierno transalpino lo confiscó. Ahora, se mueve por Milán con fines educativos, en jornadas en las que se explica a los niños el nulo futuro que tienen los robos y los hurtos.