Se trata de la unidad 167 de las 502 del Mercedes-Benz 190 E 2.5-16 Evolution II que se fabricaron. Una espectacular berlina con motor de gasolina, de 2,5 litros y 235 CV de potencia, a 7.200 rpm, que era capaz de acelerar de 0 a 1000 km/h en 7,1 segundos y alcanzar 250 km/h. 

Durante años, este ejemplar ha permanecido expuesto en un concesionario de Mercedes-Benz en Holanda, algo que justifica que tan solo tenga 54.717 kilómetros. Se estima que su precio podría oscilar entre los 147.000 y los 170.000 euros.