Este Aston Martin ha sido uno de los coches de competición más emblemáticos de la marca británica... y el primer modelo en superar los 300 km/h en las 24 Horas de Le Mans, en la edición de 1963.

En concreto, el DP215 rozó los 320 km/h, con el expiloto de F1, Phil Hill, al volante, gracias a su excelente aerodinámica, puesta a punto en el túnel de viento. Por desgracia, tuvo que retirarse, por un fallo en la transmisión.

Esta unidad se subastará en el evento de clásicos Monterey Car Week, que se celebrará los próximos 24 y 25 de agosto, en California, por un precio que oscilará entre los 17 y los 21 millones de euros.