También durante la subasta de coches clásicos de Monterey, en agosto, se pondrá a la venta uno de los mejores Porsche de todos los tiempos: una de las 39 unidades que se ensamblaron del Porsche 550A Spider. 

Además, este coche de competición con número de chasis 0141, cuenta con un interesante pedigrí deportivo, ya que obtuvo, al menos, tres victorias en la temporada de 1958. 

Para impulsarse, este pequeño deportivo, de tan solo 98 centímetros de altura, recurría a un motor bóxer tetracilíndrico, de 1,5 litros, que desarrollaba 110 CV... que combinado un peso de tan solo 550 kilos (de ahí viene el nombre), lo dotaba de unas prestaciones increíbles para los años 50.

Por ahora, se desconoce el precio... pero podríamos estar hablando de uno de los vehículos más caros del evento.