El tercer Hyundai con el tratamiento N, tras los i30 y Veloster, será el i30 Fastback. 

Respecto a sus hermanos de gama, además de una estética más deportiva, el Hyundai i30 N Fastback recurrirá a un propulsor turboalimentado de gasolina, de 2,0 litros, que probablemente estará disponible con 250 o 275 CV de potencia.

En principio, se debería asociar a una caja de cambios manual, de seis velocidades, con función REV Matching, que lleva a cabo, automáticamente, la maniobra de punta-tacón al reducir.