El deportivo germano disfruta de más potencia en el motor 2.5 TFSI, turboalimentado y con cinco cilindros en línea. En vez de los 400 CV de serie, desarrolla 500. El par motor también se incrementa hasta los 570 Nm.

Estas nuevas cifras del TT RS-R permiten reducir, en cinco décimas de segundo, la aceleración de 0 a 100 km/h, que se queda en 3,4 segundos. 

También destacan los componentes de fibra de carbono, como el alerón, el splitter delantero y el difusor trasero, así como las llantas de aleación de 20 pulgadas ABT SPORT GR.