Cuando un fabricante de motos construye un automóvil, el resultado suele ser algo parecido al Bultaco Linx. Se trata de una barqueta biplaza, con propulsor turboalimentado de gasolina, 2.0 TSI de 400 CV, ubicado en posición central y combinado con la transmisión automática doble embrague DSG (ambos de procedencia Volkswagen) y con un chasis de aluminio.

Con un peso de tan solo 800 kilos, ofrece unas prestaciones comparables a las de un Ferrari, como demuestra una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos y los 280 km/h de velocidad máxima que puede alcanzar. Todavía es un prototipo, pero tendremos listo nuestro casco en el momento en el que se comercialice.