No tiene puertas, techo, ni parabrisas, de modo que no es el coche más indicado para el invierno... o para conducir sin casco. Tan solo se comercializaron 311 unidades del Lotus 3 Eleven, dotadas de una carrocería de fibra de carbono de apenas 40 kilos de peso.

El coche recurre a una mecánica V6, de gasolina, sobrealimentada mediante un compresor volumétrico. La versión de calle desarrolla 416 CV, que le permiten acelerar de 0 a 100 km/h en 3,3 segundos y alcanzar 280 km/h.