Tal vez te parezca un coche antiguo, pero el Caterham Seven 620R es uno de los deportivos de propulsión trasera más rápidos, veloces y exigentes que un conductor se puede encontrar. Basta decir que, con su motor de 315 CV, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 3,0 segundos y de alcanzar los 250 km/h.

Es cierto que no te multarán si lo conduces sin casco, pero tenerlo puesto te hará sentir mucho más seguro, cuando trates de exprimir un coche con una relación peso/potencia de 1,81 kg/CV. Para que te hagas una idea, esa misma cifra, en un Ferrari 812 Superfast, es de 2,13 kg/CV.