Este 'concept car', con neumáticos de 50 pulgadas y motor eléctrico, mide 3,35 metros de altura y está diseñado para superar los cráteres y otros obstáculos orográficos de Marte.

A partir de este ejercicio de estilo, la NASA desarrollará sus futuros vehículos espaciales, con el fin de explorar el Planeta Rojo.