La berlina más lujosa de BMW recibirá un restyling para afrontar la segunda mitad de su vida comercial, en el que los mayores cambios llegarán de la mano del diseño del frontal y la zaga, así como los reajustes en los motores para adaptarlos al nuevo ciclo WLTP.

Por lo demás, también se espera la introducción de un sistema de conducción autónoma más avanzado que el del modelo actual.