La ventaja del Porsche 912, fabricado entre 1965 y 1969, es que se puede confundir, fácilmente, con el 911. Las formas generales y el diseño son muy similares a las de su hermano mayor mientras que, en el apartado técnico, recurre a una mecánica de cuatro cilindros. 

Pero debes tener cuidado. Si te decides por él, debes tener en cuenta que hay unidades restauradas, que puede que no sean 100% originales. Aun así, este Porsche 912 puede ser un excelente vehículo de acceso a la marca alemana.

¿Qué debes saber?: A los que aseguran que el motor no está a la altura, que sepas que se trata del mismo bloque que empleaban los míticos Porsche 356.