Presentado en 1993 como concept car, la primera generación del Porsche Boxster, conocida como 986, apareció tres años después. 

Hubo mucha gente que no lo consideró un verdadero Porsche, pero muchos aficionados a la marca vieron la oportunidad de tener la ingeniería de un 911... a un precio más asequible. 

Eso por no mencionar que su comportamiento resultaba más equilibrado, al llevar el motor en posición central. Tal vez no se revalorice de inmediato, pero este Porsche te permite entrar en el club de los seis cilindros bóxer, por menos de 15.000 euros. 

¿Qué debes saber?: Si vas a invertir en un Porsche Boxster 986, busca un 550 Spyder de 2003, del que tan solo se fabricaron 1.953 ejemplares.