Que un coche como el Porsche 919 Hybrid Evo sea capaz de completar una vuelta al circuito de Nürburgring en 5'19"546, deja muy claro que sus prestaciones son de otra dimensión.

Por supuesto, con 1.160 CV bajo el capó y una aerodinámica propia de un coche carreras, no cabía esperar otra cosa. ¡Bravo por Porsche!