Ojalá la marca sueca fabricase un coche con este aspecto tan seductor. Al menos, gran parte del frontal lo han heredado algunos modelos de producción, lo que ha supuesto un acierto total.

Para impulsarse, el coupé nórdico, mostrado en 2013, recurre a un sistema de propulsión híbrido que suma 400 CV.